El picador de piedra

Cuenta la leyenda que un humilde picador de piedra vivía resignado en su pobreza, aunque siempre anhelaba con deseo convertirse en un hombre rico y poderoso. Un buen día expresó en voz alta su deseo y cuál fue su sorpresa cuando vio que éste se había hecho realidad: se había convertido en un rico mercader.

Esto le hizo muy feliz hasta el día que conoció a un hombre aún más rico y poderoso que él. Entonces pidió de nuevo ser así y su deseo le fue también concedido. Al poco tiempo se cercioró de que debido a su condición se había creado muchos enemigos y sintió miedo.

Cuando vio cómo un feroz samurai resolvía las divergencias con sus enemigos, pensó que el manejo magistral de un arte de combate le garantizaría la paz y la indestructibilidad. Así que quiso convertirse en un respetado samurai y así fue.

Sin embargo, aún siendo un temido guerrero, sus enemigos habían aumentado en número y peligrosidad. Un día se sorprendió mirando al sol desde la seguridad de la ventana de su casa y pensó: "él si que es superior, ya que nadie puede hacerle daño y siempre está por encima de todas las cosas. ¡ Quiero ser el sol !".

Cuando logró su propósito, tuvo la mala suerte de que una nube se interpuso en su camino entorpeciendo su visión y pensó que la nube era realmente poderosa y así era como realmente le gustaría ser.

Así, se convirtió en nube, pero al ver cómo el viento le arrastraba con su fuerza, la desilusión fue insoportable. Entonces decidió que quería ser viento. Cuando fue viento, observó que aunque soplaba con gran fuerza a una roca, ésta no se movía y pensó: ¡ ella sí que es realmente fuerte: quiero ser una roca ! Al convertirse en roca se sintió invencible porque creía que no existía nada más fuerte que él en todo el universo.

Pero cuál fue su sorpresa al ver que apareció un picador de piedra que tallaba la roca y empezaba a darle la forma que quería pese a su contraria voluntad. Esto le hizo reflexionar y le llevó a pensar que, en definitiva, su condición inicial no era tan mala y que deseaba de nuevo volver a ser el picador de piedra que era en un principio.

6 comentarios:

  AVENIDA TRES # 236 ENTRE GRAL PIÑA Y H. CABORCA JESÚS GARCÍA, HERMOSILLO, SONORA, MÉX.

11 de diciembre de 2008, 2:13

Hello, mis mejores deseos para tí...God bless you.

  antonio57

21 de mayo de 2009, 13:09

Para mi la humildad, es la madre de las virtudes, y protectora de gran parte de los males de nuestro tiempo.

Por el contrario, la soberbia es la que protagoniza la mayoria de los desastres de este tiempo.

  HILDA

11 de octubre de 2011, 16:24

Yo pienso que lo importante es no desear lo que tienen los otros, no ser envidioso.

  Ambiente Crisalida

26 de abril de 2012, 2:45

El tipo aspiro a ocupar un elemento que no le correspondia; puesto que su karma ahùn no estaba consolidado por el Universo.

  isa

23 de abril de 2013, 13:20

creo que nos deja una esnseñanza muy buena es claro que debemos ser humildes y conformarnos con lo que tenemos y dar las gracias que no somos peor ni mejor que eso

  janeth gomez

4 de noviembre de 2013, 17:20

Buena me sirve para mi tarea que me dejaron


Bienvenidos

Botónes